/Protocolo de Kioto

Protocolo de Kioto


El Protocolo de Kioto se adoptó en 1995; basado en los principios de la CMNUCC. Este instrumento, jurídicamente vinculante, compromete a los países industrializados a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC’s), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6), en promedio, en un 5.2% en su primer periodo de compromisos (2008-2012). Así mismo, establece una serie de mecanismos de mercado como: Comercio de Derechos de Emisiones, Implementación Conjunta y Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL). Aunque el Protocolo se aprobó en diciembre de 1997, entró en vigor hasta el 16 de febrero de 2005. México lo firmó el 9 de junio de 1998 y el Senado de la República aprobó su ratificación el 29 de abril de 2000.

Como parte del esfuerzo global para hacer frente al cambio climático, durante la COP21 en París, Francia, se aprobó el Acuerdo de París sobre Cambio Climático. Dicho acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 y es, sin duda, el compromiso voluntario más importante que se ha realizado en los últimos años en materia de Cambio Climático, que sustituirá al Protocolo de Kioto, el cual concluye su segundo periodo de compromisos en el año 2020.

Con la entrada en vigor del Acuerdo de París el 4 de noviembre de 2016, la Conferencia de Marrakech (COP22) será la anfitriona de la primera reunión de la Conferencia de las Partes que servirá en calidad de reunión para las Partes del Acuerdo de París (CMA). Ésta sustituirá a la Conferencia de las Partes en Calidad de reunión de las Partes del Protocolo de Kioto (CMP).